Ortodoncia

 

La SEDO (Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial) define la ortodoncia como una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

Al corregir los problemas de alineamiento de los dientes y la oclusión, se mejora la mordida y la estética de la sonrisa.

La edad adecuada para tratar las maloclusiones varía según el tipo de problema y su gravedad. Por lo tanto, es aconsejable consultar al ortodoncista tan pronto se descubra una anomalía. De todas formas recomendamos que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños para revisión por el ortodoncista al menos a los seis años.

Los tratamientos ortodóncicos suelen asociarse con la adolescencia, pero es importante tener en cuenta que aunque no se empiece el tratamiento a edad temprana, es importante, sin embargo, llevar a cabo un control para asegurar la mejor salud dental de los hijos.

Según el tipo de paciente:

  • Ortodoncia para adultos: Los dientes pueden ser movidos a cualquier edad. Muchos problemas de ortodoncia se corrigen tan fácilmente en un adulto como en un niño. Las fuerzas que se ejercen en un tratamiento de ortodoncia mueven los dientes en el mismo sentido para una persona de 70 años que en un niño de 10 años. Algunos factores, como la falta de crecimiento de los huesos maxilares (maxilar superior y mandíbula inferior), pueden hacer necesario un plan especial de tratamiento en el caso de un adulto, ya que los tratamientos de ortopedia dentomaxilar no pueden realizarse en adultos o están muy limitados.
  • Ortodoncia para niños 

Según el momento de actuación:

  • Pretratamiento preventivo: está encaminado a eliminar cualquier factor que pueda provocar una alteración ortodóncica, es decir, evita que se genere dicha alteración.
  • Pretratamiento interceptivo: actúa sobre una alteración en desarrollo, de modo que frena su evolución para evitar su total formación y manifestación a nivel de los huesos y dientes.
  • Tratamiento activo: cuando ya la patología esta instaurada.