info@globaldental.es
91 017 25 69

Cómo cuidar de tus dientes en invierno

En todos nuestros artículos insistimos en que una buena higiene dental es fundamental para conservar la salud de nuestra boca y la de todo nuestro organismo.

Recuerda, por otro lado, que hay épocas del año en las que debemos extremar nuestras precauciones en lo referente a la salud dental. El invierno es una de ellas.

Un cambio estacional puede tener efectos directos sobre nuestro cuerpo. Y más si se trata del invierno, pues las temperaturas bajan considerablemente y la climatología suele variar de forma notable.

Todos ellos son factores que, junto a las condiciones climatológicos adversas (caída de temperaturas, viento, lluvias, ambiente seco…), pueden tener una gran influencia negativa sobre nuestra salud bucodental.

Consejos para que el invierno no pase factura a nuestra salud bucodental

1. Cuida tu higiene dental más que nunca: es algo que repetimos una y otra vez, pero que es primordial. No hay que dejar de lado el cepillado tras cada comida y el uso de herramientas como el hilo dental. Si llevas ortodoncia, también debes saber que te podemos aconsejar sobre cómo asegurarte de realizar la mejor limpieza de tus dientes.

2. Una buena dieta te aporta defensas: es época de constipados, gripes y virus que pueden debilitar nuestras defensas. Esto puede afectar de manera directa sobre nuestra salud bucodental. Aumenta el consumo de alimentos saludables como las frutas y verduras (ricas en fibra), los lácteos como la leche (con mucho calcio que fortalece los dientes), o el pescado de temporada, como el bacalao, la lubina o sobre todo el salmón (gran fuente de vitaminas, proteínas, calcio y minerales). En definitiva, lleva una dieta sana y variada que potencie tu salud general y la de tus dientes en particular.

3. Cuidado con los cambios de frío a calor: y no hablamos solamente de pasar del calor de los espacios cerrados con calefacción, al frío de la calle. Las oscilaciones bruscas de temperatura tampoco le van bien a nuestra boca. Tomar bebidas muy calientes puede reconfortarnos en un primer momento, pero también es una de las causas de la sensibilidad dental y el desgaste del esmalte.

4. Utiliza productos que prevengan la sensibilidad dental: relacionado con el anterior punto, si ya has experimentado estos desagradables efectos, existen productos específicos para tratar este problema. La mejor opción es solicitar un cita con el dentista para que un especialista pueda estudiar tu caso y recomendarte qué es lo mejor para tu caso en concreto.

5. Los labios también son parte de la boca: y afectan al aspecto de tu sonrisa. El invierno es una estación que, por los ya comentados cambios climatológicos, favorece la sequedad labial que conlleva que se produzcan grietas y heridas.
Beber mucha agua también es recomendable en invierno, pues es una forma de hidratar los labios desde el interior. Para el exterior, el uso de bálsamos labiales ayuda mucho a evitar estos problemas.

Pide tu cita con nosotros.